Información

Felinos y niños: una amistad que puede funcionar


Los perros son más dóciles y generalmente gustan de los niños, pero están más apegados a la atención del dueño y son territoriales, por lo que pueden tomarse un poco de molestias con la llegada de un bebé a la casa. Por otro lado, los gatos y los niños pueden ser una combinación que funciona.

Aquí hablaremos de felinos y niños, no específicamente bebés. Lo más importante es enseñarle al niño a convivir con un gato. El perro, aunque territorial, es más dócil y paciente, suele soportar muy bien los juegos con los niños, que suelen implicar tirones y apretones. El gato es un poco diferente.

Debes enseñarle al niño que el gato no es un juguete, no se puede arrastrar, apretar ni tirar, porque si el niño le hace esto al gato, puede pasar que el gato se irrite y lo raspe. A los niños les gusta jugar con los gatos, ya que son lindos y lucen lujosos, pero la primera vez que le tiran del rabo a uno, el resultado puede ser cualquier cosa menos agradable.

También se debe enseñar al niño a no cazar al gato en la casa. Si está tranquilo en algún rincón, mejor no moverse. Si está dispuesto a jugar, él mismo se involucrará. La privacidad e independencia de los gatos son factores que se deben respetar para una buena convivencia entre niños y gatitos.

Ventajas de tener un gato en casa cuando tienes un hijo

Leer más: Apodos felinos: una lista para inspirarte

Está científicamente comprobado que las personas que crecen rodeadas de animales, como perros y gatos, tienen menos probabilidades de desarrollar ciertos tipos de alergias. El niño puede incluso tener un episodio de alergia a los gatos, pero el hecho de que esté expuesto al cabello desde una edad temprana hará que el sistema inmunológico del niño esté mejor preparado para evitar la alergia.

Razas más adecuadas

Algunas razas son más pacientes y tranquilas que otras, por lo que están indicadas cuando quieras tener felinos y niños en casa. American Shorthair, Ragdoll y Manx son algunas de las razas indicadas. Los SRD (mestizos), los adorados perros callejeros, también son una opción, pero como el temperamento varía mucho de un gato a otro, primero debes conocer al gato. Algunos son muy activos y les gusta morder y rascar, no serían una buena opción.

Estimulando la responsabilidad

Una buena forma de fomentar el sentido de responsabilidad de un niño es dejar al niño a cargo de alimentar al gato. Así, el gato se acostumbra más a la presencia constante del niño y viceversa. Sin embargo, ordenarle que limpie la caja de arena puede no estar indicado, ya que el contacto con las heces y orina infectadas del gato puede traer problemas a la salud del niño, así que tenga cuidado y, sobre todo, asegúrese de llevarse a su gatito a las visitas de rutina al veterinario, para asegurar la salud y el bienestar constantes, tanto del gatito como de toda la familia.


Video: LA VISTA LOS 5 SENTIDOS. Vídeos educativos para niños (Octubre 2021).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos